Salinas Grandes de Córdoba

28-07-2018

Una vez más en la provincia de Córdoba e invitado por Ezequiel Vivas, fuimos a conocer las Salinas Grandes de Córdoba. Lugar poco conocido para muchos, tiene una vasta extensión de aproximadamente 200 mil hectáreas, compartido por cuatro provincias: Catamarca, La Rioja, Santiago del Estero y Córdoba.
Acompañado de Ernesto Uriburu y Miguel Reynoso, arrancamos la jornada muy temprano y nos encontramos con varios amigos más en Colonia Caroya para ir en busca de especies de aves y animales que habitan la zona de la salina.

  • Foto de Ezequiel Vivas

  • Foto de Hugo Giraudo

  • Foto de Hugo Giraudo

Al llegar a destino, Ezequiel (quien organizaba y guiaba la visita) nos explicó que la jornada se dividiría en dos etapas, la primera sería en un monte lindero a la salinas, de arboles no muy altos y compuesto principalmente por brea, quebrado blanco, espinillo y cardones y luego del almuerzo iríamos a la salina.

En la primera etapa el grupo se dividió en 3 partes, Miguel se fue a caminar con Hugo Capellino, un hermoso personaje que conocí en este viaje. Ezequiel se fue a caminar por un sendero con varios integrantes del grupo y con Ernesto decidimos apostarnos cerca de un pequeño charco, el cual posiblemente es de los pocos lugares donde las aves tienen para tomar agua dulce en varios kilómetros.

Pocos minutos pasaron para que empezaramos a ver varias especies de pequeñas aves, que como esperábamos se acercaban a tomar agua. Luego fuimos a caminar por el sendero por donde fue Ezequiel y nos encontramos una pareja de Caburé Chico

  • Soldadito Común (Lophospingus pusillus)

  • Monterita de Collar (Microspingus pectoralis)

  • Pepitero Chico (Saltator multicolor) - Foto de Miguel Reynoso

  • Diuca Común (Diuca diuca) - Foto de Ernesto Uriburu

  • Caburé Chico (Glaucidium brasilianum)

Llegó el mediodia y nos detuvimos a reponer energías. Almorzamos y alguno de los integrantes del grupo ensayo una siesta en el asiento de alguna de las camionetas.

Retomamos la marcha y en la búsqueda de algunas especies más, antes de ir a la salina, con un detalle, el sol y el viento habían secado la superficie de la salina y se veia en el horizonte una nube blanca que se alzaba y podíamos paladear en nuestras bocas.

Otra postal típica de esta zona es el Carpintero del Cardón, posado, valga la redundancia, sobre un cardón, pero es una fotografía que en esta salida no pudimos hacer, de todas formas les dejo una foto de Ezequiel para que puedan deleitarse.

Calandria Mora (Mimus patagonicus)
Carpinteros del Cardón (Melanerpes cactorum) - Foto de Ezequiel Vivas

Y llegó el momento de conocer la Salina. Al descender del vehículo, algunas pequeñas matas nos separaban de un horizonte blanco. Un verdadero espectáculo de la naturaleza, ya que la vista se pierde en la inmensidad de la salina. El viento había menguado un poco, lo cual hizo algo más tolerable nuestra visita.

Mientras estábamos algunas especies que conviven con este inhóspito hábitat se hicieron como el Yal Carbonero y el Coludito Negro, no así la preciada Monjita Salinera, endémica de esta zona, lo cual nos da un motivo (más) para volver algún día.

  • Coludito Cola Negra (Leptasthenura pallida) - Foto de Ezequiel Vivas

  • Yal Carbonero (Corydospiza carbonaria)

Miguel disfrutando de la Salina

Y llego el momento de dejarse deslumbrar por la salina y dejar de perseguir pajaritos. El grupo se relajó y aprovechó a hacer otro tipo de fotos…

  • El grupo completo

Una vez más, gracias por acompañarnos!!

Saludos

a:16:{s:4:”type”;s:7:”gallery”;s:12:”instructions”;s:0:””;s:8:”required”;i:0;s:17:”conditional_logic”;i:0;s:7:”wrapper”;a:3:{s:5:”width”;s:0:””;s:5:”class”;s:0:””;s:2:”id”;s:0:””;}s:3:”min”;s:0:””;s:3:”max”;s:0:””;s:6:”insert”;s:6:”append”;s:7:”library”;s:3:”all”;s:9:”min_width”;s:0:””;s:10:”min_height”;s:0:””;s:8:”min_size”;s:0:””;s:9:”max_width”;s:0:””;s:10:”max_height”;s:0:””;s:8:”max_size”;s:0:””;s:10:”mime_types”;s:0:””;}